Hace unas semanas destacamos en este blog el documental Cerco al turismo pederasta, que se centra en la denuncia de la práctica del turismo sexual de los pederastas occidentales en países subdesarrollados. En Zona de juego la investigación sobre la pederastia realizada por su directora, Libby Spears, va un paso más allá.

Coproducido por George Clooney, Steven Soderbergh y Grant Heslov, el documental Zona de juego muestra un estudio pionero en la industria de la pedofilia. La cineasta Libby Spears se infiltra en los burdeles de Asia para después seguir la pista de los turistas sexuales hasta América.

A través de las declaraciones de personas relevantes en torno a esta problemática como Katherine Keane (Acción por los niños en Cambodia), Jim Gamble, CEO del Centro de protección de los niños explotados de UK o Ernie Allen, Presidente del centro nacional de niños perdidos y explotados de EEUU, que profundizan en este problema y lo ejemplifican con casos de pederastas como Terry Smith, detenido en 2007, el documental nos muestra que la prostitución infantil no es sólo un problema de los países pobres, sino que existe un alto porcentaje de casos en que los hombres que suelen practicar turismo sexual, también lo harán en sus propios países.

El documental lanza cifras impactantes como, por ejemplo, que en el caso de USA, el destino número uno de los norteamericanos para explotar sexualmente a un niño es su propio país, o que 300.000 niños norteamericanos han sido víctimas del comercio sexual infantil, en el 70% de los casos a través de su secuestro.

El estudio indica, en este sentido, que en muchos de los casos de desaparición de niños, las víctimas mueren en las primeras tres horas. De ahí que no se pueda perder ni un minuto en un caso de desaparición infantil. Y es más, también deben establecerse mejoras en la protección y rescate de aquellos menores que nunca fueron encontrados y son destinados al comercio sexual.

El objetivo del documental, por tanto, es concienciar a la sociedad occidental de una realidad que la mayor parte de los ciudadanos ignora: la mayoría de la población no cree que esto pueda suceder en su propio país; es por ello que lo investiga y demuestra el documental Zona de juego.

VER AHORA