El puente Q’eswachaka es un puente colgante de fibra vegetal que se sitúa sobre el río Apurímac en el distrito de Quehue, en la región Cusco de Perú. La existencia de este puente data desde la época incaica y su mantenimiento y renovación se realiza mediante un rito ejecutado por las comunidades de Winch’iri, Chaupibanda, Ccollana Quehue y Perqaro. El documental de Chus Barrera y Pablo Barrio, Q’eswachaka. El último puente Inca sigue, a través de la familia de Victoriano, quien ostenta el cargo de Chakaruwak (especialista en el trenzado de las soquillas llamadas Q’eswas), ese rito de tres días de una comunidad donde la tradición es convertirse en “hacedores” de puentes y donde la ganadería y agricultura de autoconsumo son las actividades principales.

El ritual de renovación del puente se realiza mediante un modelo de trabajo que data de tiempos incaicos. Este trabajo tiene diversas actividades rituales y festivas que duran tres días, y por lo general se inicia el segundo domingo de junio. Al cuarto día se festeja con danzas y comida, ya que el trabajo comunal siempre fue considerado como día de fiesta por los ancestros peruanos y donde se afianza su identidad como pueblo.

El hombre andino debe pedir permiso para cada actividad a los apus, los espíritus de las montañas. El líder espiritual es el único legitimado  para levantar la mesa donde se consagran a la pachamama las ofrendas  de los comuneros como hojas de coca, alcohol o maíz, a través de un fuego que permanecerá encendido hasta la construcción del puente, algo de vital importancia, ya que el consentimiento de los apus y de la pachamama es crucial para que no se produzca ningún accidente.

El documental Q’eswachaka. El último puente Inca retrata la vida del hombre andino, llena de rituales que reflejan su relación con el medio. La técnica del trenzado de las q’eswas tiene una implicación profunda: la composición doble de la q’eswa y la manera de trenzarla reflejan un aspecto esencial del pensamiento andino: el mundo en su totalidad se concibe como un juego constante de opuestos complementarios que mantiene encendida la llama de la vida: lo femenino y lo masculino, la luz y la oscuridad, la vida y la muerte. La dualidad es el principio generador del cosmos, una energía en movimiento que se desdobla y se multiplica constantemente para formar realidades más complejas. Como todo el universo, Q’eswachaka también se construye a partir de la multiplicación y el desdoblamiento de su dualidad originaria: la q’eswa.

VER AHORA