De la unión del flamenco de Enrique Morente y el rock de Lagartija Nick con la poesía de Federico García Lorca y las partituras de Leonard Cohen surgió un disco inmenso, Omega, que sobrepasó las fronteras de la música.

El documental homónimo que muestra la génesis de aquel proyecto está nominado a los #Goya2017 y ya ha llegado a Feelmakers.

José Sánchez-Montes y Gervasio Iglesias documentan con todo lujo de detalles los entresijos de este disco que ha sido reeditado por su vigésimo cumpleaños.

Aunque ya en el año 93, el cantaor Enrique Morente grabó una versión de Take this waltz de Leonard Cohen, que tituló Pequeño Vals Vienés, el germen de Omega hay que buscarlo en Alberto Manzano, biógrafo y traductor de las letras de Cohen al español, quien pensó en el cantaor para versionear su cancionero, viendo que Morente había reconocido el ingrediente flamenco en las canciones del poeta, novelista y cantautor canadiense. Así que era la persona idónea, como comenta el periodista musical Diego Manrique en el documental, para “flamenquizar” las canciones de Cohen, “un poeta lorquiano”.

También el biógrafo de Morente, Balbino Gutiérrez, el periodista Jesús Arias o la productora ejecutiva del disco, Sabine Ecomard, nos ayudan en esta imprescindible película a componer todos los fragmentos de la historia que hicieron posible este disco, motivado por el Poema para los muertos y el poemario Poeta en Nueva York de Lorca, a quien Morente consideraba un visionario que supo ver por adelantado la gentrificación o el capitalismo que ahora impera en cada rincón del mundo.

¿Y qué es Omega sino la pregunta de las preguntas, o la visión de la respuesta a esas preguntas?

Enrique Morente eligió como compañeros de este viaje a Lagartija Nick, un grupo de rock que experimentaba en su música del mismo modo que lo hacía el cantaor con el flamenco. Lo explica Antonio Arias, voz y bajo del grupo: “nosotros siempre deseamos hacer flamenco, y Morente siempre quiso ser roquero, así que decidimos unirnos en el proyecto y tirar abajo toda clase de prejuicios y barreras”.

El disco, que salió a la venta en diciembre de 1996 y vendió 50.000 copias, fue poco menos que un sacrilegio para quienes Morente llamaba “los flamencólicos”. Poco le importaron estas feroces críticas a alguien que años después acabaría tocando con Sonic Youth y compartiría cartel con el mismísimo Cohen en el Festival de Benicàssim (FIB 2008). Lagartija Nick, a su vez, se benefició de compartir escenario con el cantaor y poder acceder así al mundo del flamenco, según Arias, “una habitación con puertas que solo se abren desde dentro”.

Omega está ya disponible en streaming en Feelmakers.