El largometraje documental El vals de los inútiles, dirigido por Edison Cajas, gira en torno a una iniciativa estudiantil en Chile: correr alrededor del Palacio de la Moneda, sede del poder político en el centro de la ciudad, durante 75 días equivalentes a 1800 horas, un símbolo de la cifra de los 1800 millones de pesos que son necesarios para financiar anualmente a los 300.000 estudiantes de universidad.

Fueron las llamadas “1800 horas por la educación”, una iniciativa de los estudiantes de la Facultad de Teatro de la Universidad de Chile en el marco de las movilizaciones estudiantiles exigiendo reformas estructurales del sistema educativo para conseguir una educación laica y gratuita para todos, en una de las expresiones ciudadanas más contundentes de rechazo al modelo de políticas neoliberales implantado por la dictadura.

Para conseguir el objetivo, todos los implicados corrían en un sistema de turnos en el que la bandera de la “educación gratuita ahora” se pasaba de mano en mano, de corredor a corredor.

Dos de esos corredores son los protagonistas de este documental. Por un lado, un estudiante adolescente inmerso en el clima de agitación política de su colegio; por otro, un preso de la dictadura de Pinochet, torturado en 1979 durante más de seis meses: “Vosotros sois de la generación de los libres, nosotros d ela generación de la dictadura: los temerosos”. Sus historias paralelas, que sirven además para comparar la represión de la dictadura con la represión policial en este movimiento, nos contarán el desarrollo de esta marcha social de un país quebrado por la dictadura que, aunque reconstruido a medias y con secuelas del pasado, parece albergar la esperanza del cambio.

VER AHORA