Rodrigo Vila y Luciano Origlio ofrecen en El mismo amor, los mismos derechos una retrospectiva de la lucha del colectivo LGTB en Argentina desde los años setenta hasta la legalización histórica del matrimonio entre personas del mismo sexo el 15 de julio de 2010, la denominada Ley del Matrimonio Igualitario.

Partiendo de la lucha por la aprobación de esta ley, y siguiendo los pasos del PSOE con la Ley aprobada en España de 2005, la dinámica establecida era la de la relación entre las minorías y las mayorías, ya que lo que se debatía era mucho más amplio que la legalización del matrimonio homosexual: era un debate sobre el tipo de sociedad que los argentinos querían tener. Por tanto, era un movimiento social, pero también político.

El primer movimiento ciudadano de lucha por la libertad de las minorías sexuales de la Argentina se formó en los años setenta con el Frente de Liberación Homosexual bajo un clima de persecución e ilegalidad. Después vendría la CHA, con su carismático dirigente Carlos Jáuregui que más tarde formaría Gay por los Derechos Civiles e importaría el Orgullo Gay de Francia en 1981. El documental realiza un recorrido por los movimientos y personalidades esenciales de la lucha por la diversidad sexual. Todo bajo el telón de fondo del surgimiento del SIDA, mal llamado “la peste rosa”, que provocó la desaparición de muchas de estas figuras indispensables.

El film muestra imágenes de archivo del poder ejecutivo, los parlamentarios que debatían la ley, y sus argumentos de defensa o rechazo a la misma, siempre anclados estos últimos en conceptos como aberración, enfermedad, perversión o anti natura para discriminar a los homosexuales.

En paralelo, las declaraciones de diversas personalidades del colectivo LGTB argentino, como la escritora y activista Mabel Belucci, el Presidente de la FALGBT Esteban Paulon o el periodista Osvaldo Bazán, quienes explican el proceso que se siguió desde las distintas voces que tuvo la lucha en la calle por los derechos por la diversidad y libertad sexual.

Durante las décadas en que esta tuvo lugar, hubo muchas historias de amor entre personas del mismo sexo que sufrieron los estragos de la intolerancia de la sociedad. El documental las ejemplifica a través de tres historias: la relación en la sombra de los artistas Daniel Angelone y Eduardo Bergara Leumann, la de las militantes Ramona Arévalo y Norma Castillo, ahora casadas ya en su jubilación, o la historia personal del dramaturgo Pepe Cibrián Campoy, que pone la guinda final a este apasionante documental con la lectura de un texto ficcionado sobre la conversación entre Lorca (como sabemos, asesinado por su condición sexual) y su franquista asesino.

VER AHORA