La segunda edición del Festival internacional FeelFest cuenta con una sobresaliente selección de cine documental a cargo de grandes cineastas internacionales.

Estos son los cuatro títulos que están disponibles en streaming hasta el 14 de noviembre

9 Días en Haití

El bellísimo y conmovedor documental de JA Bayona (Lo imposible, Un monstruo viene a verme) se enmarca en la campaña #Símeimporta de Intermón Oxfam, que defiende la importancia de la cooperación al desarrollo a través de las zonas catastróficas de Haití y sus niños, tan necesitados no solo de agua y comida, sino también de esperanza y sonrisas.

“Esta experiencia me ha dado una visión más amplia del mundo en el que vivimos. Lo puedes ver en las noticias, lo puedes escuchar en la radio, y puedes conocer los datos, pero hasta que no tienes delante a un niño con sed, mirando tu botella de agua no eres consciente de lo que eso significa” (Bayona)

Durante 9 días, el director comprobó in situ la problemática de la zona, recogió las dificultades de los desplazados y de los cooperantes que aguantan como pueden los embistes de los recortes, y filmó el taller que el carismático Mario Torrecillas y su equipo de PDA Films realizaron con los niños de la escuela del campo de desplazados de Corail-Cesselesse. La productora Pequeños Dibujos Animados, con una pizarra y mucho ingenio como únicas herramientas, filmó una pieza de animación junto a los pequeños y los dibujos que estos hicieron durante el taller.

foto_9-dias-en-haiti_4

El director pone especial atención en los sueños y la creatividad de los niños, defendiendo en la cinta su derecho a un futuro mejor. Para ellos, y para millones de niños y niñas en muchos países, la cooperación internacional es esencial para poder construir ese futuro.

Quién sabe si JA Bayona no estaba pensando en estos niños cuando rodaba su último y taquillero filme, Un monstruo viene a verme, donde el pequeño Connor se refugia en sus dibujos y su mundo imaginario para superar sus traumas y miedos. Y es que, ¿qué mejor que la fantasía para hacer sonreír a un niño?

 

El tiempo de los guitarreros

Con el documental de Jorge Guerrero nos introducimos en el pequeño taller de una de las firmas más prestigiosas del mundo de guitarreros, la familia de Felipe Conde, que lleva más de cien años dedicada a la construcción artesanal de guitarras españolas para guitarristas de la talla de Paco de Lucía, Al Di Meola, Lenny Kravitz y Leonard Cohen.

c5da9d332e654189ebb0843819ca4d5086612f39

El propio Cohen agradecía al lutier su guitarra cuando recogió en Oviedo su Premio Príncipe de Asturias de Las Letras: “Tengo una guitarra Conde. Un instrumento precioso que adquirí hace más de cuarenta años. Puse mi cara cerca de su preciosa roseta y respiré la fragancia de la madera viva, ya saben que la madera nunca muere…”

 

Mallory

La gran documentalista del tiempo, Helena Trestíková, vuelve a realizar uno de sus rodajes a largo plazo, basado en el método de la observación temporal. Es la historia de vida de Mallory, una mujer que vive en la calle y que al dar a luz pretende dejar atrás sus 16 años de drogadicción y cambiar de vida.

mallory_1_jpg_700x394_q85

Treštíková, que cuenta con más de 60 obras en su haber, tiene dos de sus películas más recientes en Feelmakers, en las cuales, al igual que en Mallory, la cineasta acompaña con su cámara a lo largo de los años a sus protagonistas, René y Katka, con su peculiar estilo “time-lapse”.

Aitrhí

En el idioma gaélico irlandés, el término Aitrhí habla del arrepentimiento de la culpa cometida. Ese es el proceso que sufrió Shane O’Doherty, el protagonista del documental de Carlos Hernando (con trabajos siempre comprometidos con conflictos históricos como el del cubano Raúl Rivero en Un hombre que escribe o sobre el violinista judío Jacques Stroumsa durante el nazismo en El violinista de Auschwitz), quien fue jefe de explosivos del IRA y el primer miembro de la banda en pedir perdón a sus víctimas.

foto2

En primera persona y mirando a cámara, O’Doherty relata con todo detalle su vida, desde su infancia en el seno de una familia católica y nacionalista irlandesa, hasta que se convirtió con 15 años en un niño-soldado del IRA. Una vez en la cárcel, se arrepintió de sus delitos y condenó la violencia terrorista.

 

Disponibles en FeelFest hasta el 14 de noviembre