Desde que el mundo es mundo es un retrato de la España menos conocida y se entiende también como homenaje a las cosas sencillas, a la naturalidad y a la refrescante rebelión de la sabiduría vital.

El director Günter Schwaiger retrata la historia de Gonzalo, un agricultor que vive con su familia en un pequeño pueblo de la Ribera del Duero, en el norte de Castilla. La antigua y sabia tradición de producir los alimentos que consume, desde la matanza del cerdo hasta su propio vino, le ha venido muy bien en estos tiempos de crisis que se viven en España donde el cierre de fábricas, el paro y las duras imposiciones de la industria alimenticia obligan a los pequeños pueblos a luchar por sobrevivir.

Como desde los tiempos remotos, su ciclo anual está marcado por la siembra y la cosecha, igual que las fiestas y las costumbres, y nunca faltan dificultades y problemas pero tampoco alegría y satisfacción.

El director de origen austriaco Günter Schwaiger conoció a Gonzalo en la exhumación de una fosa común de la guerra civil. En seguida supo que era un hombre fuera de lo común. Desde entonces han mantenido una amistad muy estrecha: “Gonzalo y su familia viven entre los tiempos, conservando de lo antiguo lo que es útil y adoptando de lo nuevo lo que aporta.  Con ello demuestran que no hace falta vivir en una urbe cosmopolita para tener un horizonte despejado”, manifiesta el director.

El documental Desde que el mundo es mundo se estrenará en la Sección Oficial  del festival internacional Documenta Madrid 2015.