En Colombia, la mujer del campo es quien más carga de trabajo asume y la más invisible ante el Estado y los organismos. A ellas se les exigen deberes como mujer, madre y miembro de una comunidad; sin embargo, no se les reconoce su contribución a la subsistencia familiar, la seguridad alimentaria y el desarrollo económico del país.

El documental De luna a luna de Diana Kuellar, novedad en Feeldocs, muestra cómo es un día en la vida de dos mujeres colombianas, empezando su día a las 4 de la mañana y terminando a las 10 de la noche: de luna a luna.

Mamá Jacinta vive en lo alto de las montañas de los Andes, en Colombia. Es soltera y sus niños le ayudan en el campo. Al mismo tiempo, en el Valle del río Cauca, Marta, de 47 años y madre de 8 niños, trabaja en los cultivos de caña de azúcar.

Mamá Jacinta es parte del resguardo indígena Misak, una comunidad tradicionalmente patriarcal y que se ha destacado en los últimos cuarenta años en Colombia por sus luchas y movilizaciones por la recuperación de sus tierras y sus derechos, logrando que uno de sus gobernadores fuera representante en la reforma constitucional del país y senador que hizo visible a los Misaks en el país y el mundo. Las mujeres han sido apoyo fundamental, y gracias al trabajo de Mamá Jacinta y otras líderes, se ha logrado que las mujeres tengan voz y voto en las decisiones de su pueblo. Mamá Jacinta fue la primera alcaldesa y secretaría general del cabildo. Su vida gira en torno al campo, trabaja 12 horas al día, vende sus productos en el mercado y gana unos 25€ al mes.

Por otro lado, Marta pertenece a uno de los gremios laborales más maltratados de Colombia, los cortadores de caña. Durante décadas, los ingenieros les han explotado, aprovechando que son campesinos sin organización. Hace unos años, con el respaldo de los sindicatos, lograron estructurarse y obtener mejoras laborales. Las mujeres, a pesar de que pasan horas cortando caña, no son consideradas corteras, por lo que no gozan de estos beneficios y tienen salarios inferiores y mayor inestabilidad. Marta trabaja en el campo 10 horas al día, es representante de los trabajadores y gana 190€ al mes.

De luna a luna es un documental realizado para la Fundación Pau i Solidaritat de las CCOO de Barcelona, y es parte de una serie de 6 documentales rodados cada uno en un país diferente, bajo la dirección de Michela Albarello, de la Fundación.

VER AHORA